publicidad belleza medios de comunicación

Diego del martes (donde dije digo….)

Como muestra unos botones, pero hay muchos más, está de moda:



Se han pasado décadas trabajando un prototipo de belleza inasequible. Prototipo legitimizado que me encantaría saber bajo qué autoridad y baremos. Inasequible sencillamente por la maravillosa condición de la magia de la biología. Ella es la que se encarga de hacernos irrepetibles, va de serie, pero es la publicidad la que alude tal obviedad porque le conviene actualmente.

Atrapadas en nombre de la aceptación y bajo una estética asimilada, ajena, de otros, empezamos a diluirnos, a parecernos morbosamente. Nos aclimatamos a todo lo que escuchamos.

Ahora que ya vagábamos infectadas, con la voluntad desmayada, tratando de ayudarnos con pócimas diferentes para cada centímetro cuadrado del cuerpo y unas pautas de comportamiento diseñadas para agradar, aunque no nos agrade… Ahora, cuando casi casi estábamos adaptadas, cuando creíamos tener controlado el rasero de la belleza universal va y resulta, de repente, a golpe de inspiración de un creativo publicitario, que nuestra hermosura es primigenia, que ya somos bellas ¡que no hace falta aditivo alguno! (bueno, pavo y agua embotellada sí).
Todos los potingues, frustraciones, aspiraciones y derivados que cohabitan en cajones y armarios y sesera, ya no son más ni justos ni necesarios (bueno, pavo y agua embotellada sí). La melena rubia, la boca carnosa y rutilante que se consigue con una cosa que llaman “gloss”, el cuerpo firme y voluptuoso junto a los escotes ingrávidos, son tergiversaciones que hicimos, lo entendimos mal durante años, será posible, qué tontas…

Los medios de comunicación se han dado cuenta de que se venden más “tarros” rascando lo intangible, erizando pelos con mensajes sensacionalistas, para de ese modo alejarse del bajo latido de la autoestima que han ido labrando apestando a azufre.
Somos lo que somos, porque ya somos señera. Nuestra singularidad ahora ha de rebelarse contra lo estereotipado. Gracias por recordárnoslo.

Lo llevo estupendamente.

Advertisements